ENTUSIASMARSE CON LA ASOCIACIÓN DHO, Por José Herrador Alonso

La mayor parte de este texto está extraído del libro “Inteligencia Espiritual” de F. Torralba. Dentro de lo que Torralba llama los poderes de la Inteligencia Espiritual, habla de uno de ellos que denomina “La llamada interior”. Para Torralba la llamada interior es la “vocatio” que puede emerger del interior de nuestra conciencia. Para otros es el sentido religioso de vocación.

A mí me interesa que nos fijemos en la primera acepción. Las personas somos capaces de auscultar esta llamada. La felicidad tiene mucho que ver con la conexión adecuada con esta “vocatio” que hemos escuchado y seguido profesionalmente.

El artista que pinta por vocación no lo hace por coacciones externas o internas; tampoco para quedar bien con alguien, o para hacerse un nombre en la historia. Pinta porque su naturaleza se lo exige, porque no puede hacer otra cosa que pintar, porque mientras pinta su vida se hace una, porque mientras está concentrado en su composición, se entusiasma plenamente con lo que hace, experimenta que su vida tiene sentido. Lo mismo le ocurre al maestro que enseña movido por la voz interior, al filósofo que piensa o el escritor que escribe. O el consultor de DO que ayuda…

En la Wikipedia una de las acepciones de entusiasmo que para mí es más interesante es: Atención y esfuerzo que se dedica con empeño e interés al desarrollo de una actividad o trabajo. La palabra entusiasmo proviene del griego y significa tener un dios dentro de sí. La persona entusiasmada era aquella que tomada por uno de los dioses, era guiada por su fuerza y su sabiduría, y, por ese motivo, se pensaba que podría transformar la naturaleza y hacer que ocurrieran las cosas.

El entusiasmo es considerada una de las emociones más positivas ya que no sólo se la relaciona con la sensación de placer o de estar a gusto, sino que también se vincula con la idea de sentirse incentivado, interesado, comprometido con algo para llevarlo a cabo de la mejor manera posible. El entusiasmo se siente entonces como algo interno que transmite fuerza a la persona para que pueda seguir adelante con sus actividades.

Podemos decir que en las sociedades actuales el entusiasmo es un bien preciado ya que la constante ansiedad o sensación de cansancio o malestar que las personas suelen sufrir por tener que llevar un estilo de vida agitado y apresurado impide que uno pueda sentirse entusiasmado tanto a nivel físico como también a nivel emocional. En este sentido, la idea de entusiasmo tiene que ver con salir de una rutina, hacer algo nuevo y variar para así descubrir o aprender nuevas cosas. Las jornadas rutinarias y cansadoras impiden entonces que alguien se sienta entusiasmado.

Solo las personas entusiasmadas pueden resolver los problemas que se presentan. El entusiasmo no es una cualidad que se construye o que se desarrolla. La persona entusiasta cree en su capacidad de transformar las cosas, cree en sí mismo, en los demás, en la fuerza que tiene para transformar el mundo y su propia realidad. Está impulsada a actuar en el mundo, a transformarlo, movida por la fuerza y la certeza en sus acciones. El entusiasmo es lo que da una nueva visión de la vida.

Es distinto del optimismo. Muy frecuentemente se confunde lo uno con lo otro. Optimismo significa creer que algo favorable va a ocurrir, inclusive anhelar que ello ocurra, es ver el lado positivo de las cosas, una postura amable ante los hechos que ocurren, mientras que el entusiasmo es acción y transformación, la reconciliación entre uno mismo y lo hecho.

Una de las explicaciones de la motivación aceptadas más amplia­mente es la teoría de las expectativas, de VictorVroom.Aunque tiene sus criticas, la mayor parte de la evidencia de la investigación (Universidad de Standford) apoya esta teoría. Los pigmaliones no solo son optimistas con sus hijos, discípulos o  colaboradores, sino que les energetizan y colocan en posición de que ellos consigan sus ilusiones y proyectos. Los pigmaliones son líderes en acción.

Solo hay una manera de ser entusiasta, actuando entusiásticamente. La persona que vive conforme a la llamada interior, vive intensamente su vida, cuenta cada segundo de su existencia, porque cada momento es una ocasión para llevar a cabo su vocación. Desconoce el aburrimiento, la apatía y la desidia.

La vocación es la raíz del entusiasmo, un apasionante viaje que no sabemos cómo ni cuándo concluye. No se consigue a bajo precio, está rellena de compromiso y lucha cotidiana. La felicidad, según Torralba, está estrechamente conectada con nuestra capacidad de entusiasmarnos con nuestra “vocatio”. El DO y su consultoría conllevan “vocatio”.

Nuestra asociación DHO necesita de personas entusiastas y no solo optimistas. Somos una organización aún joven, nacida con muchos proyectos e ilusiones que necesita de personas con vocación por la ayuda a los demás. En esa ayuda al desarrollo de los otros está nuestra maduración y crecimiento. Os invito a la reflexión ¿Somos optimistas o entusiastas? ¿En qué grado tenemos desarrollado ese poder espiritual que describe F. Torralba en su libro sobre La Inteligencia Espiritual? ¿Qué estamos dispuestos a hacer?

 

Visitas: 32

Comentario por José Luis Mozo Ambite el noviembre 21, 2015 a las 9:29am

Entusiasta, yo entusiasta!!!!

Posibles diagnósticos desordenados:

  •  "El entusiasmo es acción y transformación, es la conciliación entre uno mismo y los hechos, las cosas. Sólo hay una manera de ser entusiasta, actuando entusiastamente".
  •   En la comunidad de práctica sobre Innovación. Realizamos una dinámica en la que descubrimos que una de las patas débiles de nuestra asociación era que carecíamos de valores prácticos ( los que nos conectan con lo que hay que hacer para ser viables) y teníamos muy desarrollados los ético-sociales ( nos conectan con los demás ) y los emocionales-evolutivos ( nos conectan con nosotros mismos ). Si esto puede servirnos de reflexión no habría sido estéril nuestro trabajo. Nuestra comunidad de práctica está en "cuidados intensivos" por inanición ( falta de acción, pragmatismo, nutrientes básicos, energía en acción ).

Creatividad - entusiasmo VER VIDEO

  •  En el vídeo se habla de entusiasmo e innovación, aunque no creo que en nuestro caso la causa-efecto que provoca la falta de entusiasmo sea la ausencia de espacios creativos para desarrollarnos o para "aportar", sino la falta de acción. Personalmente ofrezco una palabra para la reflexión RECONOCIMIENTO.
  •   Reconocimiento con un simple "me gusta", "lo he leído", un pequeño comentario, generar debate, agradecer al que "entrega". Me siento culpable al no haber reconocido el trabajo que otros hacen a la hora de aportar a nuestra comunidad. 
  •   Falta de tiempo...= Excusa.
  •   Exceso de reflexión.
  •   Resultado de imagen de frases acción reflexión

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Asociación DHO para añadir comentarios!

Participar en Asociación DHO

© 2018   Creado por Asociación DHO.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio