Manifiesto en contra de las fotos de consultores/as, por Fco. Javier Gómez González

Comentad el post de Fco. Javier Gómez González!

Además, desde la Plataforma os animamos a que comentéis o adjuntéis cualquier tipo de imagen que represente de alguna forma nuestra forma de ver a las organizaciones y a la labor de consultoría y con la que nos sintamos reflejados.

Visitas: 89

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

gracias Javier por abrir este debate. En agosto tendré un rato para aportar algo...

Javier,

Tu post me ha hecho reflexionar sobre varias cosas.

Hace tiempo pensé que lo que caracterizaba esta nueva edad moderna  es que hemos cambiado de dogmas. Hasta el fin de la Edad Moderna, la Humanidad se movía por los dogmas religiosos. La llamada Edad Contemporánea, en los siglos XIX y XX,  cambió los dogmas religiosos por los de las ideologías políticas. Y muertas por Fujuyama las ideologías,  hoy los dogmas son de las “ciencias de la salud” y los profesionales (y los no tan profesionales) de la Salud, son los nuevos sacerdotes que dirigen el comportamiento de las sociedades.

Y cualquier santón de la Salud que se lanza a Internet con una teoría no contrastada es considerado un sacerdote y su teoría se asume sin ninguna discusión ya sea un régimen, un ejercicio mágico para fortalecer los abdominales o los efectos del ácido yalunórico o del Omega3. Y la publicidad y la red se invaden de estas nuevas verdades y de los resultados de estos nuevos concilios. Ahora hay hasta natas desnatadas que ayudan a combatir la grasa (nata al fin y al cabo)  del abdomen.

Quienes no seguimos esas dogmas (porque somos “fuertecitos” o los que fuman, o los que bebemos bebidas espirituosas, o  comemos grasas polisaturadas, etc.) somos los nuevos pecadores y somos mal vistos. Y no se hace ni ropa para nosotros.

Pues bien, hoy sigo pensando que las cosas son así y creo que junto a los teólogos de esa nueva teología de la salud (los médicos) están los beatos (que no saben teología, pero son fanáticos de los dogmas);  estos beatos son los “saludables” y entienden que la salud es solo un camino a la juventud y a la belleza. Y son los que marcan el patrón de belleza en los medios de comunicación, en la publicidad y en la Web.

Y así, como las religiones o las ideologías se deformaron para servir a intereses espurios, la Salud no es una preocupación por lo humano y su entorno, sino un producto que gira en torno al dictado de los beatos de lo “lo saludable”; al dictado de los “saludables”. Que son auténticos papanatas.  

Esta, de lo saludable,  es, como digo,  la parte del nuevo paradigma dogmático que han tomado los  Medios de masas,  y que se mueve en Internet. Y por eso toda imagen de cualquier nueva idea o que se asocie a cualquier nuevo producto ha de ser conforme a la estética que promueven los beatos de lo “saludable”. Si hoy no eres guapo ni joven, y encima se llega a saber que tienes prácticas no saludables, estas “fregado”. Eres una persona fuera del sistema. Un marginal o un “marginable”. Eres un heterodoxo. Incluso serás excluida de Instagram por hacerte y publicar tus fotos desnuda siendo gorda (ha pasado recientemente)

Las “mujeres sonrientes que comen ensalada” o los “hombres sonrientes que comen macedonia” son los iconos de la “beatería”  ética de lo saludable.  

Como nosotros promovemos un cambio que no consiste en cambiar de dogma, sino, por el contrario,  en acabar con cualquier dogma, no cabemos ni en esa ética ni mucho menos en esa estética.

Y coincido contigo en que si promovemos una nueva ética no dogmática, debemos de empezar a crear una estética acorde con ella. No basada en lo bello, joven y saludable; sino en el cambio basado en la desaparición de cualquier dogma, donde no hace falta ser ni bello ni joven, e incluso ni saludable. Solo sano de mente y de cuerpo.

Hola Javier

Comparto las reflexiones, si a Fernando le conecta con la vinculación entre estética y salud,  a mi me conecta con la moda de la psicología positiva o mejor, con lo de tiranía, con una presión hacia una actitud positiva que contribuye a cierta forma de infelicidad.
Si la psicología positiva entronca con la tradición, tanto oriental como occidental, de buscar en el interior de la persona los recursos necesarios, evitando psiquiatrizar el sufrimiento que genera la propia dificultad de vivir, de forma paradójica puede lanzar el mensaje; necesitas un psicólogo/consultor/a (positivo) para ser feliz.
Las fotos de jóvenes consultores mirando un pantalla de ordenador, la soberbia de la inmadurez que necesita certezas, nos lleva a acuñar nuevas palabras para expresar viejos conceptos. Nos puede llevar a creer construir nuevos artefactos de consultoría cuando depreciamos los hechos históricos y el contexto sociomaterial de las organizaciones.
En fin igual es que ya he pasado los cincuenta je je .
Comparto que la "herramienta" mas importante de un consultor/a de DO somos nosotros mismos y creo que las fotos por tanto son las nuestras, cada uno con su estética, quizás, como decía Chema Laso en sus apuntes de DO, nos podía acompañar, podíamos invitar a Mafalda en el cartel

Responder a debate

RSS

© 2017   Creado por Asociación DHO.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio